K.O.L. Líder de Opinión: un relato ágil y despiadado para explorar la cara oculta de la medicina contemporánea. Encárgala en cualquier librería con título, autor (Federico Relimpio), editorial (Anantes) e ISBN: 978-84-939770-8-5

lunes, 18 de agosto de 2014

Salud de los médicos: seguridad para los pacientes

Hace poco un familiar me pidió que examinara el informe final de salud laboral al que se ve sometido todos los años. Es curioso. La extensión y los campos que abarca. Desde la antropometría al riesgo cardiovascular, pasando por la audiometría. Todo. No es obligatorio, pero casi, ya se entiende... "¿Por qué no quiere usted hacérselo?" Y ello me llevó casi de inmediato a establecer comparaciones.

Yendo de lo humano a la mecánica, si ustedes lo permiten, la Ley establece la necesidad de revisar los vehículos para que puedan circular. La famosa I.T.V., que tan a regañadientes pasamos y que sus dineros nos cuesta. Pero que intenta asegurar que no haya vehículos circulando con frenos en mal estado, por ejemplo. Lo que me obliga a seguir haciendo comparaciones e ir de nuevo a lo humano. Y a lo laboral. Esta vez a mi terreno.

Como profesional de la Medicina, desde 1989 he realizado dos revisiones de salud laboral, la última recientemente. Y nunca he obviado o me he negado a una invitación institucional en tal sentido. Simplemente no han existido. O no me han llegado; se perdieron por el camino.

Pero yo no voy a mi protección personal; eso no es asunto de interés público. El asunto de este post es otro. Plantéeselo como ciudadano que acude a la Sanidad Pública: ¿Está seguro que su doctor o doctora le oye bien? La mayor parte de las deficiencias de la agudeza auditiva son insidiosas. Su doctor puede negar la sordera hasta que sea del todo evidente. ¿Y cuántos síntomas-guía de problemas serios no habrán logrado traspasar el nervio auditivo del galeno? Pero podemos pasar del oído a las neuronas. ¿Está segura que su doctora no padece un Alzheimer incipiente? Téngase en cuenta que la mayor parte de las tareas que ejecutamos son rutinas que pueden no sufrir demasiado en las fases tempranas de la enfermedad. La doctora ha preguntado las mismas cosas durante décadas. Incluso si usted le hace una pregunta capciosa, la doctora tiene una rutina para evadirse. Pueden pasar meses de traspieses y meteduras de pata hasta que una especie de conjura profesional y familiar la lleve por fin a la baja y la invalidez. Pero en esos meses de ejercicio...

Podríamos llenar un libro de anécdotas de galenos con defectos variopintos. Sea por ignorar la enfermedad o por negar la evidencia de la misma. O por pretender retrasar la invalidez a toda costa. Puede que sea por haber hecho de la bata blanca el modo de vivir, no un modo de vivir. Y ahí cabe toda la gnosología: de las hipoglucemias inadvertidas de la diabetes a una depresión encronizada, de un alcoholismo sempiterno - pero oculto -  a una degeneración macular incipiente. No nos caracterizamos los médicos por ser pacientes dóciles o colaboradores - si les gusta más el segundo calificativo -. Más bien tenemos la fama de negar la evidencia e ir al consultorio a rastras, amarrados.


Pero ya he avanzado más arriba que, además de la deseable – por filantrópica – protección del trabajador, los Sistemas Públicos de Salud deberían tomarse muy-muy en serio la salud facultativa. Como lo de la I.T.V., vaya. Porque ya les he dado pelos y señales de que un galeno cojitranco o cegato es poco más o menos que un peligro público. Y que, por si fuera poco, no se les nota así como así, a las claras. Que se autoengañan y engañan al más pintado. O nos autoengañamos; que igual está uno mismo ya en ésas y no se está dando ni puñetera cuenta. Y que mientras canta la cosa y no, puede que nos llevemos a algún que otro pacífico transeúnte por delante. Así que organícenlo como quieran, pero oblígennos a pasar una especie de I.T.V. profesional. Ya lo dije hace dos o tres posts: a estas alturas de película, me veo más de paciente que de doctor - aunque de trinchera me queda todavía la tira -. Por eso. A ver si me pongo malo. A ver la que me toca enfrente. Que igual me toca salir a correr. O sacar el vademécum, ponerle algo y convencerla para que se coja una baja. Es que el patio está regular nada más. Cosas de médico medio viejo recalentado por el verano. Buenas noches y buena suerte. Con el que les toque, digo.

@frelimpio

lunes, 21 de julio de 2014

A Câmara de Silves quer mais dois Lotes para Quinta dos Arcos

Muito respeitada Ex.ma Sr.a Presidente da Câmara Municipal de Silves;

Tenho nas mãos o documento oficial da Câmara que informa assim: “Por deliberação de 17/4/2013, a Câmara Municipal determinou a alteração de loteamento para constituição de dois novos lotes, a que se refere a presente alteração. […] localizam-se na zona central do loteamento e destinam-se à construção de dois edifícios de habitação com as características constantes da memória descritiva.”

Tenho também a memória descritiva: “Licenciamento de alteração de operação de loteamento titulada pelo alvará nº 05/2000. Local: Torre, Armação de Pêra”. Podemos ler o ponto nº 2: “Em sessão de 30/04/2013 de Assembleia Municipal de Silves, foi aprovada a desafetação da área de 1675 m2 do Domínio Público Municipal para o Domínio Privado Municipal.”

É também de interesse o ponto nº 6, em quanto se refere a que as áreas previstas para construção são “o prédio rústico”.

À vista de todo isto, o cidadão pode fazer algumas perguntas:
  1. Armação de Pêra não tem excesso de equipamento público, nomeadamente zonas verdes ou jardins. Ao contrario, é provável que tenha excesso de apartamentos. Nesta mesma zona existem lotes com apartamentos à venda e outros de recente construção… É boa ideia mudar domínio público para construção privada? É legítimo, mesmo se as aparências legais tenham sido perfeitamente respeitadas?
  2. A zona agora é pública. Isso quer dizer propriedade de todos os cidadãos. A mutação tem previsto mudar “prédio rústico” para zona de construção privada. Isso vai gerar uma grande ganância do valor do chão, mesmo antes de construir. O cidadão perde o seu prédio e possibilidades de serviços – quando houver dinheiro –. Quem está a ganhar de tudo isto? Quanto?
  3. Não sei muito da política municipal nesta zona. Quem está a gerir a Câmara Municipal? Pode considerar-se progressista hoje a política local de construção de novos lotes de apartamentos em cada cantinho sem criar apenas um lugar para passear ou respirar?
  4. E última. Estou a assumir que a decisão é irreversível… Pode alguém ao menos dizer como se chama a rua onde têm previsto construir? A data de hoje as ruas de Quinta dos Arcos não têm nomes. Para chegar uma carta, precisa-se “Quinta dos Arcos” e o nome do Lote. Pode tirar-se a impressão que para a Câmara Municipal a zona de Quinta dos Arcos só conta para construir e tirar dinheiro.
Federico Relimpio Astolfi.
Quinta dos Arcos. Armação de Pêra (Silves).

@frelimpio 

domingo, 15 de junio de 2014

Guardias más cortas, hospitales más seguros

Antes de comenzar el post debo decir que no hago guardias médicas. Las dejé hace unos veinte años, más o menos. Lo que voy a escribir a continuación, por tanto, no es para reivindicarme o reivindicar mejoras en mi situación laboral.

Creo que es difícil que alguien del exterior de la profesión entienda adecuadamente lo que son guardias médicas. Perdóneme y siga leyendo, por favor. En mis prolongadas conversaciones - cada vez más frecuentes, por cierto - con gente no profesional, me he ido dando cuenta progresivamente del concepto tan erróneo que se tiene de nuestro quehacer. Con frecuencia he advertido en gente muy preparada en otros campos la idea de que en medicina dos y dos son cuatro, o como mucho cuatro con veinticinco. Y que repetir un procedimiento en un mismo individuo en las mismas condiciones debe llevar al mismo efecto. Hoy tengo que poner más de dos décadas de estudio y experiencia sobre la mesa para decir que no es así. Los médicos trabajamos sobre un campo de extraordinaria variabilidad (sujeto, problemas, métodos, resultados...) y aun así lo único válido es el método científico. Con todas sus exasperantes limitaciones. Pero es lo que hay.

¿A qué viene esta disquisición tan filosófica? Creo que se entiende mejor con un ejemplo. Supóngase que usted o un familiar se encuentra mal, tiene fiebre, dolor de barriga y dificultad para respirar. Sale corriendo para el área de Urgencias de un gran Hospital, a ver qué y cómo. Se lo va a encontrar más o menos atestado, según la hora. Aquí y en Inglaterra, vaya. Su inquietud normal le lleva a que el médico le vea cuanto antes. Pero los médicos son unos pocos y la gente enferma, mucha. Le va a atender en primer lugar la enfermera de lo que se llama "triage", que permite clasificar el motivo de urgencia (puede esperar: catarro - sí, hay gente que viene a urgencias por catarro, sí...-, cuestiones normales, preferentes y cosas de salir corriendo). No voy a aburrir con los pormenores, que los describe adecuadamente un profesional que trabaje en estas cuestiones. Yo voy a otra cosa.

Quiero transmitirle que su problema o el de su familiar, cuando llegue a manos del residente del área de urgencias que le va a atender, va a crear a éste o ésta muchas dudas. Es lo normal en Medicina. Trabajamos con la duda diagnóstica. Consultado el médico sénior que supervisa al / a la residente, es posible descartar dos o tres posibilidades, pero van a persistir las dudas. Será preciso pedir pruebas analíticas y radiológicas. Lo que busca el / la profesional es ofrecer un diagnóstico que permita una solución racional a su problema. Pero los análisis y las pruebas de imagen serán resolutivas o no. Confirmarán o descartarán. No son la panacea que todos buscamos. Porque es posible que muchos pacientes acudan a urgencias en un momento precoz de la enfermedad en que sus manifestaciones clínicas, analíticas y radiológicas no se hayan desarrollado aún. Pero no es responsable decir a la población aguarden un poco en casa, porque los primeros minutos (por ejemplo) en el tratamiento de una meningitis bacteriana o un infarto de miocardio son muy importantes. Es muy difícil todo esto, ¿Saben?

Y ahora a lo que voy, al factor humano. No es lo mismo un profesional a las diez de la mañana, a las cuatro de la tarde, a las ocho, a las dos de la madrugada o a las seis, a punto de concluir la guardia. Una guardia médica suele durar veinticuatro horas. Hace unos años, en muchos casos no se reconocía ni el derecho al saliente de guardia, esto es, transcurridas las veinticuatro horas tenías que componerte el hato como buenamente pudieras, pegarte un cafelazo y sentarte a atender una jornada normal, como si nada. Los directivos - que en su juventud fueron médicos e hicieron guardias - y el público son ajenos a toda esta problemática. Ajeno es incluso el personal de enfermería y auxiliar. Ajenos todos, porque nadie tiene la capacidad de aproximarse a la tormenta mental de la cabeza de un facultativo valorando diversas posibilidades diagnósticas o terapéuticas a las cuatro de la mañana. Angustiado de la duda. Tomando unas medidas que nunca sabrá si fueron las correctas. Sobre la cara de una paciente que se le aparecerá en otra madrugada, pasados unos días, en algún que otro sueño, a menos que felizmente se la encuentre deambulando por la planta en los días sucesivos (junto al párrafo, fotografía de Leticia Ruiz www.leticiarr.com).

Recientemente un diario local demostró las malas condiciones de las habitaciones y aseos de los dormitorios de los residentes. Lo destaqué y contestó un enfermero mayor, airado: "¡Que no duerman!... Al fin y al cabo, ¿Qué necesidad tienen de dormir?"

He reflexionado estas cosas desde ese momento. Mucho hay que cambiar en el concepto y funcionamiento de Urgencias, pero ahí no me meto. No es lo mío. Estoy fuera. Tan fuera que soy mucho más posible paciente o familiar que médico. Y lo único que tengo claro es que el día que cualquiera de los míos o yo mismo tengamos fiebre, dolor de barriga y dificultad para respirar, a las cuatro de la mañana, me gustaría que mi médico estuviera descansado y centrado en mi problema. Devanándose los sesos con lo mío. Creo que podía ser una buena solución que los turnos fueran de doce horas, por ejemplo. Veinticuatro siempre me parecieron una barbaridad. Ya es hora de que vayamos adquiriendo la idea de que los médicos funcionan mejor si no van al límite y si no los tienen instalados en el cabreo crónico. Y de eso nos beneficiamos todos los ciudadanos: al fin y al cabo el objetivo no es obtener médicos relajados, sino instituciones sanitarias más seguras y eficaces.

@frelimpio.

miércoles, 11 de junio de 2014

Drug marketing: spreading the ideavirus in the right way

I've just finished Seth Godin's Purple Cow. Although the story is not new, it came to my knowledge recently when I decided to attend a marketing lecture promoted by ESADE here in my town in Seville, Spain.

To say it in few words, I'm a medical doctor specialized in Endocrinology and Diabetes slowly getting away from my comfort zone. I have written a couple of novels and I'm currently exploring the world outside the medical profession.

My first novel - not translated into the English language as yet - K.O.L. Líder de Opinión, depicted les liaisons dangereuses between medical doctors and Big Pharma. Much of what is written thereby is based upon my own experience. The story was welcome by some international academic authorities.

Having read Seth Godin's book, one has in front the perfect manual of Big Pharma's action to persuade and to operate in the global health business.

1. Differentiate yourself. Differentiate your products. Obtain the purple cow. Your product must be unique in this or that.
2. Forget old mass campaigning. That belongs to the past. Today, doctors are busy people and do not pay any attention.
3. Explore your customer - in this case the prescriber -. Know him, her. Know about his, her doubts, problems or anxieties.
4. Do not attack the mass - the centre of the Moore's curve (see picture) -. You must address your messages to the left angle ("innovators", those loving the problem, those having an otaku about the issue who will be delighted to use everything that is new and to communicate the others, assuming thereby the role of transmitters, freeing you from boring - and expensive - investments in pub).
5. Sustain the movement from the left to the centre in order to let your purple cow grow and grow until you find a new purple cow to delight innovators once again.

When we speak about drug marketing, the process is expensive and sometimes dangerous. We're not dealing with a toy or a PC. Rather, it is the others' health, supported by the others' pocket. The equation becomes a little bit more complicated. Innovators are often paid to expand their message to early adopters. You have here the Key Opinion Leaders (International), who deliver the message in selected articles or congresses to Key Opinion Leaders (National or Regional), who will repeat the message to "early majority pragmatists". In the end, the whole process is controlled for by the Big Pharma competition. A complex issue to be dealt in a simple post.

I'd like to propose a way to reverse the situation. I belong to a group of physicians for whom public health is an issue and the Public Health System a good idea. That is to say, a good product to be kept and to improve year after year. This is our "Purple Cow". We think that this is by no means an old fashioned and boring product.

I think that Public Health Innovators should work together in the left angle of Moore's curve targeting their messages to Public Health Early Adopters, who will accept this ideavirus, as much as it is not boring nor unacceptable. This body of thoughts and beliefs could be easily put into "early majority pragmatists" taking for example a message like this: "we're dealing about important issues of human life, do not use expensive resources unless carefully considered."

Action is possible in a comprehensive way. Social net provides a splendid chance to interact. It is time to understand what is really important and how we can defend it.

@frelimpio

sábado, 7 de junio de 2014

Atropellados por el Vértigo de la Historia

En mi última entrada transmitía en tiempo real acerca del varapalo sufrido por el establishment español en las recientes elecciones europeas. Lo que ha seguido es un terremoto con sordina: se va (?) Rubalcaba, pero controlando el proceso, abdica el Rey así, de sopetón, diciendo ahora que lo tenía todo pensado, pero coincidiendo extrañamente con la reunión anual del Club de Bilderberg, a donde tuvo que ir Margallo a dar explicaciones de qué demonios estaba pasando. 

De repente, encaja el aviso a navegantes de Felipe: la conveniencia de una gran coalición de los partidos del turno. Ignoraremos siempre si fue el alivio en público de un bocazas o fue un pildorazo calculado, no sabemos con qué intenciones. Quedará siempre en la oscuridad o revelado oportunamente cuando la información no haga daño no sabemos a qué mano que mece una democracia que no termina de salir de la cuna. 

No tengo ni idea de lo que viene y me pregunto si ellos mismos la tienen. Hay momentos de la Historia en que la intuición y lo salvaje cuentan más que la frialdad del cálculo. Puede que estemos en uno de ésos. Queda claro que en la madrugada del 25 al 26 de mayo mucha gente con poder de verdad en este país - no los que vemos, ojo - se sobresaltó. Habrá muchas conversaciones telefónicas de las que sólo sabremos dentro de bastante tiempo. El problema radicaba es que, paralelamente, el sobresalto se había transmitido a mucha gente con poder de verdad fuera de este país. Los que mandan sobre los nuestros y sobre los de ahí fuera. Aquí todo había estado siempre atado y bien atado. Y tenía que seguir estándolo.

Se puso en marcha, pues, la operación 2-J. La abdicación. Da miedo leer algunos pormenores - los que nos permiten saber -. Huelen a la frialdad del autogolpe. Respetando escrupulosamente los mecanismos constitucionales, eso sí. 

"Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambiIl Gattopardo. Lampedusa.

Hasta ahí, desarrollos paranoides de un bataflautas. Me quedan los flecos. Sigamos con la farsa. O la responsabilidad, según se vea.

El PP sigue fiel a lo suyo, a su herencia y su tradición. A sus raíces. Es lo esperable y no cabe otra. Vamos a la otra orilla, retomando a Julio Anguita. Antes IU sólo y ahora, más cosas. Mucho más. Antes, los herederos de los perdedores de la guerra, la clandestinidad y el exilio. El republicanismo de siempre. La ruptura en el 76, antes de Carrillo y el posibilismo. Ahora, el fenómeno Podemos. Lo dejo ahí, porque merece varios posts. Sólo digo que me di cuenta en tiempo real, con uno de mis posts más memorables, fechado el 17 de mayo del 2011, en caliente. Se añade a todo esto varios elementos más, pero no quiero cansar, como es habitual en mí. 

Voy a lo de en medio, al PSOE. De su derrota nos quedan las lágrimas contenidas de Elena Valenciano y la impasibilidad de viejo apparatchik de Rubalcaba. Viejo Fouché de la política, se sabe buen perdedor pero eterno superviviente. Se alumbra ya otro Fouché, pero en femenino: Susana Díaz. Curioso partido. Hace más de un siglo era fundado por Pablo Iglesias, ironías del destino. Perroflautas cuando Maura, fue el Podemos de 1910 y la columna vertebral de la Segunda República y la guerra. Pero dejemos la historia a los historiadores.

Hoy una parte muy importante de los votantes del PP no se incomodarán ante el la actitud de los diputados de esta formación bendiciendo la coronación de Felipe VI. Pero no me atrevo a predecir cuál podría ser la actitud del votante (antiguo, reciente, futuro...) del PSOE. Creo que no me equivoco si digo que la raíz del PSOE es profundamente republicana y que su acomodo en el régimen del 78 - como el PCE - fue simple: era el mal menor. Y a fin de cuentas, al PSOE al menos, no le ha ido tan mal. Sobre todo en Andalucía. Pero insisto: me gustaría ver si algún diputado del PSOE se abstiene, se ausenta o vota "no" a la coronación de Felipe VI. Por ver si alguien escapa a la disciplina ovejil apelando a algo tan antiguo llamado ideales. Y también me gustaría ver si es preciso que los dirigentes del partido den, antes o después, algún tipo de explicación a militantes, simpatizantes o votantes (antiguos o potenciales). Algo así como "...en momentos de crisis no conviene hacer mudanzas..." (creo que se atribuye a San Agustín).

Y voy terminando de lo general a lo particular. Los partidos de la casta (yo les he llamado la neo-aristocracia de la jeta de hormigón armao o simplemente la oligarquía) ya han coronado a Felipe VI, como es del todo predecible, con las manifestaciones en contra de todas las tricolores habidas y por haber en todas las plazas de España.

¿Qué pasará en Andalucía? ¿Se seguirá sosteniendo la coalición de gobierno? Porque no será ya simplemente un "gobierno de izquierdas". No podrá negarse al día siguiente que Andalucía viene a ser gobernada por una coalición de republicanos de izquierda y de monárquicos de vaga tradición izquierdista. Del 2009 al 2014, el PSOE ha perdido unos 330000 votos en las europeas en Andalucía. Algo similar a lo sucedido en el campo de la gaviota. Ello matiza mucho el calado del milagro-Susana. La adscripción del PSOE a la monarquía en estos momentos podría acentuar la fuga ( o no, Susana puede nacer con un pan bajo el brazo). Para los de IU, sería difícil explicar el mantenimiento de esta alianza fuera de su amor al sillón, a la cuota de poder o azuzando el miedo a la derecha clásica - algo que siempre funciona, para qué vamos a decir otra cosa -. Pero, si no se anticipan a los vientos, sus votantes son un magnífico caladero para las redes de Podemos, que podía dar una verdadera sorpresa en las municipales en Andalucía el año que viene.

@frelimpio


lunes, 26 de mayo de 2014

Ciudadanía viva: varapalo andaluz al bipartito

Buenos días, Andalucía. A estas horas, en Sevilla, el azul del cielo es bellísimo. O debe ser que yo lo veo así.

No lo niego: estoy contento. Satisfecho con mis conciudadanos de este apartado lugar de España, de Europa y de la Historia.

En este momento se encuentran ustedes ante una serie de titulares que, más o menos, presentan la misma noticia: la victoria del PSOE de Susana Díaz en las europeas de ayer, proyectando su presencia e importancia en un depauperado PSOE nacional. Ayer escuché el dato en tal sentido en boca de una enfervorizada comentarista en la Sexta: "Ha arrasado".

Y ello me llevó a ver los datos. Directamente. Europeas con Europeas. 2009 con 2014. En Andalucía. La misma participación, más o menos.

De entonces a ayer el PSOE ha perdido 330712 votos y ha pasado de un 48.16 a un 35.13% del voto. El PP ha perdido 353131 y ha pasado de un 39.65 al 25.89%. IU gana 172607 votos. Ahora tiene 309523. UPyD pasa de 66676 a 189870. Y Podemos surge de la nada y consigue 198198 votos. Ésa es la verdad y el análisis de la voluntad popular.

El verdadero titular en Andalucía es similar a lo sucedido en España: varapalo a la oligarquía. Castigo a los partidos de la casta, como acertadamente los ha llamado Pablo Iglesias, el joven líder de Podemos. Abandono a las élites extractivas de César Molinas. No podemos decir que haya ocurrido eso de "que los vote su puta madre", como preconicé en este blog, pero algo de eso se ha visto ayer.

No vendan la victoria de Susana Díaz, ejemplo paradigmático de política profesional de la casta, personaje digno de una tragedia shakespeariana. Vayan al núcleo de la cuestión y vean a una ciudadanía sana que se rebela contra el miedo y la resignación y que, confrontados con el "O yo o el caos" se plantean que, tal y como están las cosas, vamos a ver cómo está el caos. Porque el yo - en este caso esta gentuza que nos gobierna - emana tal olor que hace la vida pública insoportable.

Hoy más que ayer el turno corrupto que degeneró la ilusión de los españoles tras la muerte del dictador tiene mucho que temer. Porque es más que dudoso que tenga el menor impulso vital para renovarse. Morirá lentamente, sin duda. Mucho antes habrá que echarlo. Pero ya veo gente, ganas, fuerzas y ciudadanos que empiezan a creer en cielos azules y limpios como los que veo en Sevilla a estas horas el 26 de mayo de 2014.

No has ganado, Susana. Simplemente has sacado más votos que tu compañero de aventura. Pero muchos menos que el PSOE en la Europeas del 2009. Y eso significa que la corrupción pesa en el alma de mis conciudadanos. Que los recortes pesan. A ti y al PP. Y que la gente os va abandonando. Lenta pero inexorablemente. ¿Viste la cara de Elena Valenciano ayer? Pues ya puedes ir preparando las municipales.


jueves, 22 de mayo de 2014

Atención Primaria: S.O.S. Urgente

En los últimos días nos ha sorprendido la siguiente noticia: ciento ocho plazas M.I.R. de Medicina Familiar y Comunitaria – Atención Primaria - (en adelante, MFyC) quedaban sin cubrir. Que los candidatos preferían esperar al año siguiente para mejorar nota y optar a otra especialidad. O formarse en el extranjero. MFyC no atrae lo suficiente. Creo que el hecho es grave como síntoma guía de un mal mucho más extendido.

En primer lugar es preciso poner el problema en su contexto: Atención Primaria es una opción menos elegida que otras en muchas partes del mundo. Es planteable si, dada la importancia de Atención Primaria para la Salud Comunitaria, la problemática de este nivel de atención o especialidad está siquiera ínfimamente representada en los estudios de pregrado. Por otra parte, en muchos países optar por Atención Primaria es conformarse con menos ingresos.

Ignoro hasta que punto las dos consideraciones anteriores tienen peso en nuestro país. Alternativamente, la clave podría estar tras una conjunción de una consideración social y unas condiciones laborales francamente mejorables.

Es un hecho conocido que la Salud de una población no guarda una relación estrecha con el funcionamiento de su Sistema Sanitario en términos generales. Por otro lado, dentro de la cuota de la Salud poblacional atribuible a la eficiencia de su Sistema Sanitario, es algo demostrado que una proporción muy importante depende de la calidad y accesibilidad de su Atención Primaria. Estos hechos son ciencia y así se estudian en las Escuelas de Salud Pública. Sin embargo, es más que probable que las autoridades (Gobierno Central y CCAA) no hayan hecho un esfuerzo suficiente para transmitir estos hechos a la población por todos los medios posibles. A menudo, la vivencia que se tiene es que causa un impacto mayor la “medicina ficción” del “último grito” en avances tecnológicos o promesas científicas que se concretarán o no. La consecuencia lógica es que la población termine considerando menos de lo que debe al sector de la medicina pública más próximo y que le proporciona un mayor beneficio.

En segundo lugar, y pese a la importancia de Atención Primaria en la Salud Comunitaria, sus condiciones de trabajo vienen siendo cuestionables. Los estándares de población asignada por profesional rara vez se cumplen. En cualquier caso, el cumplimiento es muy heterogéneo de una Comunidad Autónoma a otra y de un entorno al otro, evidenciando la diferente disponibilidad presupuestaria que hay para esto. La consecuencia es la inmediata: la tendencia a la masificación. Variable, como casi todo, pero problema constante y rocoso en nuestro país. Sobre esta nota dominante inciden otros factores que han empeorado el clima de trabajo. En este sentido, no podemos decir que la agresión a profesionales sanitarios sea algo nuevo. Sin embargo, sí es alarmante el hecho de que se trata de algo que ha adquirido un alarmante crescendo ligado a muchos factores que exceden el alcance de este post. Este fenómeno se evidencia sobre todo en Urgencias y Atención Primaria. Otro elemento a destacar, de aparición más reciente: la informatización. En un entorno de trabajo limitado en el tiempo, las necesidades de la informática han venido a menoscabar el acto clínico, de una forma u otra. Todo ello se agrava por sistemas de soporte que son muy del gusto de la administración, pero muy criticados por pacientes y médicos – el sistema se cae, ocasiona colas o esperas… ¿Quién no ha oído hablar del famoso DIRAYA en Andalucía? -. En fin, el estrés informático como elemento novedoso. Y con el nuevo entorno de trabajo, el nuevo sistema de organización: la gestión sanitaria. Puede decirse de ésta lo mismo que de la informatización: que sobre el papel parece buena y necesaria, pero que si se aplica con cierto nerviosismo por cargos intermedios o directivos cortitos en habilidades de RRHH contribuye a la generación de un ambiente enrarecido, a una reiteración del “tú verás cómo”, “tú te las apañas”, “no colaboras lo suficiente” y otras frases que adoban la “medicina basada en la desconfianza” o la “medicina basada en el cabreo”… ¿Qué exagero? Pregunten. Pero garantizando el anonimato, por favor. Porque miedo hay tela. Me lo cuentan hasta los pacientes: “¿Por qué mi médico tiene tanto miedo?” Añada a esto la crisis. Los recortes. Sí, los recortes. En unas CCAA, los eventuales a la calle. En Andalucía, eventuales al 75% de dinero y tiempo. Y amortizando la mayor parte de las jubilaciones. El mismo trabajo o más (vuelva al principio del párrafo, donde hablaba de masificación). Pero con menos personal. Y más acojonado (vuelva dos líneas más atrás, donde hablaba de miedo y eventualidad). Pues tal que así. Sólo me queda añadir el sueldo de médico de Atención Primaria. Que es el de hospital, vaya, que no hay diferencia. Pegándose todos codazos para conseguir una eventualidad al 75% del tiempo y dinero en Andalucía o lo que sea más allá de Despeñaperros. Lo que dure. Para ir tirando. Que si cualquier médico de primaria piensa que exagero, tergiverso, miento o me falta algo, abajo está el recuadro para comentarios. Muchos residentes de MFyC abandonan antes de concluir la residencia. Yo los he visto. Y otros optan por otra especialidad nada más terminarla. También los he visto en primera persona. Que digo yo que estos hechos vienen siendo ampliamente conocidos. Y que el chavalín que termina Medicina y saca su número de MIR se lo piensa dos veces antes de darle el botón para MFyC. Razones tiene, ¿No le parece?


Termino, que me está saliendo larguísimo. Primaria es demasiado importante como para dejarla agonizar. Primaria es crucial como para crucificarla día a día entre amenazas veladas, dejadeces y públicas negligencias. La primaria – y gran parte de la especializada – de este país se construyó con relativa facilidad y a bajo coste por la abundancia de mano de obra y el hecho de ser monolingües. Pero The Times They Are A-Changin' como cantaba Bob Dylan. A la hora de proyectarse en el futuro y representarse sus cincuenta, la chavala de veinticinco se encuentra mal achuchada por su jefa, intimidada por un paciente abusón, sometida a la tiranía de la pantalla plana y mil diarias violaciones. Creo que la situación es grave y exige una actuación inmediata. Porque, de continuar el pisoteo, dentro de diez años podré titular el post más literariamente: Atención Primaria no Tiene Quien la Elija.

@frelimpio