K.O.L. Líder de Opinión: un relato ágil y despiadado para explorar la cara oculta de la medicina contemporánea. Encárgala en cualquier librería o consíguela en eBook.

jueves, 26 de marzo de 2015

Tras la fiebre, la cura

Hola Susana;

Buenos días... ¿Qué tal, después de la jornada del domingo? ¿Descansó? Me alegro. Los demás descansamos también. Le escribo para comunicarle que el ejercicio de la Democracia, tal y como la concebimos cada vez más gente, no es votar cada cuatro años, sino estar encima de ustedes todos los días. Se acabaron los cheques en blanco y las buenas palabras. Estaremos ahí, todos los días, sin darles tregua. Y nos tienen muy hartos; buena les ha caído.

Empezaré por lo elemental. Lo del domingo. Vaso medio lleno o medio vacío, como quiera verlo. En cierto modo, usted gana. Lo que se esperaba. Andalucía es un régimen clientelar bien agarrado por ustedes con un dinero que viene del norte - una deriva mórbida de la democracia -. Les ha vuelto a funcionar. Lo vemos del otro lado. Les ha funcionado, pero un poquito menos.

Antes de la europeas inicié mi posicionamiento personal con un post indignado y soez: "que los vote su puta madre." Y no me refería sólo a ustedes. En buena parte, eso sucedió en las europeas y eso sucedió el domingo pasado en Andalucía. Respecto a 2012, el PP pierde 503.039 votos y ustedes 114.423. ¿Le suena a fiesta? Léalo como le venga en gana. Yo me preocuparía un poco. El PP ha cosechado un buen batacazo por hacer un ajustazo de narices con cargo al trabajador público y la clase media, entre otras muchas cosas. Aprendan la lección y no la olviden. Vea la gráfica anexa: ustedes no han sacado partido apenas de la peor gestión política del PP en Andalucía. Siguen sangrando el caladero de votos, pese a que salvaron los muebles - descorchen el champán, por el momento -.

Como sanitario, tengo que decirle que hemos vivido una época muy difícil. Época que se remonta a un tiempo anterior a la crisis y los recortes. El partido que usted dirige, en lo sanitario, se ha caracterizado por el autoritarismo y la hipocresía. En un post reciente resumía todos nuestros agravios. Siendo ustedes los de la socialdemocracia - ¿? -, han vapuleado un servicio público esencial, fingiendo que hacían lo contrario. Siendo ustedes los defensores de Atención Primaria, fueron restringiendo progresivamente las inversiones y el prestigio de "la joya de la corona", como cínicamente la llamaba María Jesús Montero. Y si no, que le pregunten a mi amigo Javi Padilla. Se nos controló hasta la última receta mediante una tupida red de cancerberos y comisarios políticos malencarados y maledicientes. Gentes cortitas de educación y desconocedoras de lo elemental en motivación y recursos humanos. Pero a ustedes todo eso se la traía al pairo. Instalados en la demagogia y controlando la red del voto interior, se las prometían muy felices y no les ha salido nada mal. Pero el camino no se acaba aquí.

Añada lo anterior al hecho de que constituimos un colectivo cuyos sueldos cayeron entre un 5-15% durante la crisis por obra y gracia de los ejecutivos del PSOE primero, y del PP después. Y cuyos días "moscosos" - obra y gracia del señor Moscoso porque, en los años ochenta, dijo que no se nos podía pagar de otro modo - fueron reducidos al mínimo. Otro recorte de sueldo, pues. Y cuyo horario fue prolongado por iniciativa del señor Rajoy. Decisión desarrollada sin acuerdo, a su aire y por las narices de la señora Montero. Como suele. Como gusta. Contra sentencia, como ya le reclamé en su momento. Sin que usted haya querido modificarla. Porque hubiera podido. Pero no le gustamos. Ni usted a nosotros. Ni su partido y sus cuadros. Sépalo.

Es sobre este contexto en que el sanitario recibe siempre la contestación de arriba de que "no hay dinero". Porque la gestión clínica es eso. Que no hay dinero. Que los recursos son finitos. Que te adaptes a lo que hay y que te estires como el chicle. O que estires tus coronarias para comulgar con ruedas de molino. Y poner medicamentos del laboratorio de Bangla Desh que no vende en otra parte porque no hay dinero. Y todo lo demás.

Pues imagínese cómo nos sentimos cuando nos enteramos que dinero sí que había. Y mucho. Pero que ustedes lo invirtieron a su manera. Sin controles. Asegurándose las disposiciones parlamentarias para que así sucediera. Para asegurar parroquia y clientela. Nosotros con las manos atadas y un policía sanitario en la espalda, con la palmeta. Y ustedes largando dineros por ahí para que les voten, pase lo que pase. Como ahora, que ya se ha visto lo bien que les funciona. Un buen colchón para tiempos de crisis. Comprenderán que todo lo que nos han predicado de la gestión sanitaria y la buena práctica hace un poquito de aguas. En sus manos, claro, que sobre el papel es la base de la organización social de la medicina.

Por todo ello, cuando ahora nos convoquen del cabo de Gata a Ayamonte a explicarnos los objetivos de las distintas Unidades de Gestión Clínica, la prescripción por principio activo de la subasta de medicamentos del laboratorio de Bangla Desh y lo que se les ocurra para ahorrar el último céntimo, no podrán evitar miradas de escepticismo o sonrisas contenidas de cachondeo. De como los dineros que ahorramos los médicos, cavilando o repensando una derivación o una hospitalización - jugándosela el paciente -, o un medicamento en vez de otro se van por extraños desagües - y no me queda más remedio que hacer la conexión - a cursos de formación que no son tales, a EREs fraudulentos donde se cuelan los amigotes, a millones gastados sin control - algo admitido por la propia Susana Díaz - y, en última instancia, a unos dinerillos - o dineros - gastados para darse unas oscuras alegrías con cargo al contribuyente. Como unas rayitas blancas en buena compañía. Y que conste que no son rumores, son declaraciones realizadas en sede judicial. Todo, al fin, para engrasar una potente máquina de voto interior que lo justifique y perdone todo y tenga siempre a la misma familia política en el poder en Andalucía. In aeternum. Son los mecanismos que nos fijan al paro in aeternum. Pero sarna a gusto, no pica. Y el que no le guste, que se largue. Esto es lo que hay. In aeternum.

Que nos hablen ahora nuestros directores de Unidad de sostenibilidad y de hacer esfuerzos con lo que está cayendo. Y con una ciudadanía que con ello está contenta. Pues se plantea uno la posibilidad de dejar de seguir sufriendo haciendo cábalas. Que empiecen a sufrir otros, oiga, que ya les va tocando.

@frelimpio

lunes, 23 de marzo de 2015

Hoy no acaba nada; hoy empieza todo

Iremos hasta el final.
Defenderemos nuestros puntos de vista en consultorios y plantas,
seremos firmes en reuniones y juntas.
Nos reafirmaremos en nuestra postura,
sabiendo que somos lo único entre el cinismo y la Salud de nuestros pacientes.
Lucharemos por cada palmo de nuestra actividad profesional frente a la palabrería y la mentira, la demagogia y la media verdad.
No vamos a cansarnos nunca ni a rendirnos porque nuestro interés es verdadero, no corporativo. 
La nuestra es una lucha sin cuartel, sin ambages ni medias tintas. 
Es la lucha de la conciencia contra la conveniencia, de lo primordial contra lo superfluo, de lo esencial contra el fárrago. 
Me cansaré, nos cansaremos. 
Pero siempre tendremos al lado una compañera que nos dará aliento para seguir haciendo lo que debemos, para seguir defendiendo lo que pensamos.
Como siempre hicieron tantas madres, tantas hermanas mayores cuando sus hijos o hermanos pequeños intentaron ir a la escuela sucios o mal peinados y fueron enviados de nuevo al baño, antes de salir.
Por ese sentido de la decencia conque todos los días nos sentamos delante de nuestros enfermos y nos indignamos ante la estupidez y el sinsentido.
Hoy no acaba nada, hoy empieza todo. Tropecé, me dolió... ¿Qué te duele? ¡Eso no es nada! ¡Venga a jugar! 
Esto no ha hecho sino comenzar

A todas mis compañeras de Andalucía. Mi fuerza, mi inspiración.

Federico Relimpio Astolfi​
@frelimpio

sábado, 21 de marzo de 2015

Un País para Darle de Comer - Como Dios Manda -

Veníamos el otro día a Carmona a hablar de Salud, obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular. Del infarto y esas cosas. Y salieron reflexiones interesantes que no son de ahora, ni siquiera mías, pero que un día de éstos, con elecciones a pocos días, toman cuerpo.

De modo muy grosero, en este país nos morimos de dos cosas: de cáncer y de enfermedad cardiovascular. La enfermedad cardiovascular, para entendernos, es mal de cañerías. Se atascan o estallan. Le da al cerebro o al corazón y ¡ptaff!... ahí te quedaste, muerto o medio muerto. Vegetal o arrastrándote.

La cosa es que detrás del mal de cañerías está el tabaco, que todo el mundo lo sabe. Y muchas cosas más, que ahí voy. Está la diabetes, la hipertensión y el colesterol. Todo eso. Y detrás de los tres la obesidad, ese mal horrible que se ha apoderado de nuestras calles y plazas y que llena consultorios y tumbas.

Hablar de obesidad, hoy, es hablar de enfermedad y muerte. Hace un siglo era hablar de opulencia; sólo los ricos eran gordos. Los demás se peleaban en el suelo por un mendrugo de pan.

El cuadro de hace un siglo no era halagüeño. El agua de beber estaba contaminada y las aguas fecales no se eliminaban bien. La gente tenía poco que comer, estaba desnutrida. Vestían mal y vivían hacinados. En esas condiciones, eran presa fácil de diarreas y tuberculosis. Y, mal comidos, se iban corriendo al otro barrio. Se vivían pocos años, en malas condiciones.

Se trataron las aguas de beber y fecales. Se acabaron las guerras, con mil esfuerzos, dejando millones de cadáveres atrás. Se roturó la tierra de los campos y por ahí aparecieron los tractores. La gente empezó a comer mejor y a beber agua limpia. La vida se prolongó mucho más de lo que parecía posible.

Pero llegaron más y más máquinas que cuestionaron la necesidad del trabajo humano. Los ascensores nos evitaron las escaleras y los coches, la necesidad de caminar. Los pocos que trabajaban, lo hacían sentados, delante de una pantalla. La vida se prolongaba, década tras década, creando espacios nuevos para la existencia y para la enfermedad.

Los genes cambiaron poco en esta época. Un puñado de genes nuevos, con los inmigrantes. Pero en cincuenta años, el mundo había cambiado su aspecto. No estábamos preparados para durar cien años. El día de mañana era algo incierto, difuso, llovería o no, pero poco más. Nadie nos dijo que alimentos o hábitos de los veintitrés años serían claves para la Salud de los ochenta y tres. Y sin embargo, así era.

Pese a todas la proclamas y programas electorales, pese a todas las promesas, el nuevo mundo se había hecho marcadamente desigual. Pese a nuestra vieja lucha por acumular y salvaguardar riquezas materiales, teníamos la impresión creciente que la felicidad no la proporcionaba tanto el dinero o las posesiones materiales - aunque un mínimo fuera necesario -, sino la disponibilidad de tu tiempo vital, de un adecuado conocimiento de las cosas y de una buena nutrición.

-Disponer de tu tiempo, sin ser un esclavo, para instruirte e instruir a los tuyos. Reflexionar acerca del mundo, discernir el grano de la paja y ejercitar continuamente la mente y el cuerpo como forma de existir en Salud.

-Como consecuencia de lo anterior, conocer adecuadamente qué hábitos te favorecen o te perjudican y tener la disposición y la fortaleza de abrazarlos. Darlos a conocer en tu entorno sabiendo que muchos de ellos dependen de la adopción de políticas comunitarias saludables que exigen quebrar inercias y luchar contra intereses establecidos

-En tercer lugar, seleccionar adecuadamente los alimentos - el pan nuestro de cada día - para construir una existencia orientada a la preservación de la Salud. Fomentarlos y promoverlos a nivel individual, familiar y comunitarios.

Dentro de mi país - España -, mi tierra andaluza es relativamente pobre y tiene elevados índices de diabetes, obesidad, factores de riesgo cardiovascular y muerte de causa cardiovascular. Al orientar la nutrición de mis pacientes, con frecuencia se me dice que la dieta que preconizamos - fruta y verdura fresca, legumbres, pescado, aceite de oliva virgen extra - es una dieta cara, fuera del alcance de los ingresos modestos. La desigualdad es asesina por la vía alimentaria. Se ve en las tasas de obesidad que tienen los sectores menos favorecidos.

Sin embargo, Andalucía es una Comunidad extensa, rica y agrícola. No se entiende que no pueda proporcionar alimentos adecuados a sus casi ocho millones de habitantes. Sus gobernantes permiten que sus ciudadanos menos favorecidos tengan que cebarse con la bazofia precocinada y barata que les sirve la cocina industrial. Y los partidos políticos que se presentan mañana a las elecciones de Andalucía no dicen ni mu de una comunidad pobre, gorda, mal alimentada y enferma.

Se nota que en sus casas sí que se come bien. Que nos pregunten a los que oímos a los que comen lo que pueden. Y lloran desesperados del peso de las carnes y del crujir de las articulaciones. Podemos decir cosas como éstas. Y muchas más.

@frelimpio


Aparcacoches ilegales; ¿Sí o sí para siempre?

Desde mi ventana. Hace unos minutos

video

¿Por qué? ¿Hasta cuándo?

sábado, 14 de marzo de 2015

No es ella; es lo de siempre

Hola, Susana;

Debe estar usted en capilla, como se dice por estos pagos. No es que se lo juegue a todo o nada, pero casi. En cualquier caso, lo del domingo puede ser el fin del camino o prolongar un par de años su agonía. No le veo a usted más futuro. Apenas tiene partido. No es nadie fuera de Andalucía. Y veo poco probable que llegue a serlo.

¿Qué es usted, a fin de cuentas? Podría decirse que es no más que el epítome de un viejo partido haciendo vieja política. Lo que aprendió de sus mayores, a fin de cuentas. Lo que sabe hacer, ni más ni menos. En un post de hace tiempo la comparé con el Ricardo III de Shakespeare. Sólo le falta su Bosworth. Porque cadáveres políticos sí que los tiene.

La vieja política que usted practica no tiene cursus honorum. La formación la da la calle, la cuchillada y el escalafón. De usted se dijo hace tiempo que era maestra en el arte del recuento de delegados en un Congreso. No cabe duda que aprendió con los mejores. Como el diputado socialista Viera, al que sustituyó en su momento. Comprendo perfectamente que se negara a pedir públicamente su dimisión, pese a todos los indicios en su contra. Se puede asesinar a un mentor de puertas para adentro, pero nunca de puertas para afuera. Los trapos sucios se lavan en casa.

En esta su hora suprema, quisiera al hilo de lo anterior hacer una corta reflexión sobre la idoneidad de su candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía.

En primer lugar, y pese a todos los aspavientos, usted no supone novedad alguna. Usted es el PSOE en estado puro. Lo que nos ha venido gobernando desde hace más de treinta años sin que esta tierra que usted tanto reivindica haya abandonado el farolillo rojo español y europeo del desempleo, el fracaso escolar y otras vergüenzas - para los que aún tenemos eso que se llama vergüenza -. Sin que este largo período proporcione la menor convergencia medible con el resto del país. No sorprende que en su discurso de investidura dedicase tanto tiempo al hecho de ser mujer. No tenía nada más que ofrecer. Lo otro ya lo sabíamos o era mentira. Como lo de que sería implacable contra la corrupción. Basta ver cómo ha blindado a los exconsejeros tocados por los EREs para que no se le ocurriera a la jueza interrogarlos en plena campaña electoral.

En relación con el mérito de ser mujer, le hago ver que mujeres han sido o son Margaret Thatcher, Angela Merkel o Condoleezza Rice, con quienes creo que usted afirma compartir poco. Muchos pensamos que para una gobernante importa más el BOJA que el género, señora. No se ponga medallas facilonas o fatuas.

En relación con su discurso de investidura, sí nos gustaría a más de uno saber quién fue el negro encargado de escribírselo, ya que sabemos que no fue usted. En usted se unen la falta de sinceridad a la de originalidad. O simplemente la incapacidad para redactar un discurso. Claro que las exigencias de una lideresa deben restar bastantes energías; mejor dejar estas labores menores para los subalternos… ¿De qué se trata, al fin y al cabo? ¿De lograr el fácil aplauso de un Parlamento amaestrado?

En relación con su proyecto, algo nos gustaría saber al respecto. Creo que se inspira en Felipe González y su cambio del 82. La ilusión. La esperanza. Pero no sé si sabe que pocas cosas en esta vida son fruto del azar. El advenimiento de Felipe González fue el resultado de muchas cosas (una larga dictadura, apoyo de líderes europeos, ejercicio de líder de la oposición varios años, renuncia al radicalismo, centrar el partido…).  Su mantenimiento fue el resultado de otras. Creo que las circunstancias ahora y entonces son muy diferentes. Pero el distingo principal es que el partido socialista ha gobernado y, sobre todo, que lleva gobernando ininterrumpidamente en Andalucía más de treinta años. Y que sobre sus espaldas caen todos los indicios de una extensa red de malversación, falta de control del dinero público o simple y llana corrupción. Con un fin probablemente clientelar: perpetuar a su familia política en el poder. Lo que ha pretendido adelantando las elecciones andaluzas, evitando más daño en los juzgados, la consolidación local de Podemos o Ciudadanos, o la hipotética recuperación del PP.

Por todo ello, debo decir que los ciudadanos que elijan su candidatura – a ellos todo mi respeto – el próximo domingo no introducirán en la urna una papeleta con el nombre de Susana Díaz Pacheco, sino una con un puño y una rosa y las siglas del PSOE. El icono y las siglas que vienen gobernando esta comunidad desde su creación. El icono y las siglas que han dominado el Parlamento de Andalucía para sancionar el uso discrecional del dinero público con fines fraudulentos. El icono y las siglas que han evitado cuidadosamente dar explicaciones acerca del tema o exigir responsabilidades políticas. El icono y las siglas que nos piden que sigamos confiando en ellos como la zorra que, después de comerse medio gallinero, le pide al otro medio que la elijan para vigilar la puerta y el grano, puesto que sólo ella garantiza la estabilidad y el progreso. El progreso de la zorra, claro.

@frelimpio


Manifiesto Facebook de la Junta Sanitaria de Andalucía

A continuación expongo un archivo subido por Junta Sanitaria a Facebook. El motivo para hacerlo es la imposibilidad de compartirlo y de difundirlo en otras redes. Si se considera este comportamiento inadecuado por mi parte, se me comunica y lo retiro del blog, sin otro problema. Con este procedimiento, sólo quiero contribuir a la difusión de un manifiesto con el que estoy plenamente de acuerdo.

@frelimpio



JUNTA SANITARIA DE ANDALUCIA

#NoConSusana 

Si eres trabajador de la Sanidad Pública puede que te interese esto. ¡Añade tu motivo a este muro! 

Razones para no votar al PSOE-A en las próximas elecciones del día 22: 

• Porque tras más de 30 años de gobierno socialista seguimos siendo la región con más desempleo de Europa. 
• Porque Andalucía es la Comunidad Autónoma que menos invierte en Sanidad pública “per cápita” del todo el territorio nacional. 
• Porque han malgastado o utilizado en beneficio propio los fondos europeos destinados a la formación de los desempleados 
• Porque han preferido desmontar la Sanidad pública antes que reducir privilegios de su administración paralela
• Porque en 4 años se ha perdido más de un 10 % de la plantilla del SSPA
• Porque mantiene a los trabajadores en unas condiciones de precariedad laboral
• Porque somos el único colectivo de trabajadores públicos a los que no se nos ha devuelto la parte proporcional de la paga extra de 2012
Porque incumple las sentencias del TSJ de Andalucía en lo que se refiere a la aplicación de la jornada de 37 horas y media semanales
• Porque ha anulando a los órganos de participación legítima de los profesionales como juntas facultativas y de enfermería 
• Porque la designación de mandos intermedios se hace por criterios de afinidad o sumisión a las direcciones gerencia y no por méritos profesionales 
• Porque en 25 años solo se han convocado tres ofertas de empleo público manteniendo así a mas de un 40% de la plantilla en situación de inestabilidad laboral. 

Haz correr este mensaje por tu Centro y las redes sociales o el 23 estaremos como siempre… PERDIDOS!!!

https://www.facebook.com/JuntaSanitariaAndalucia



martes, 10 de marzo de 2015

Susana Diaz: ¿Volver a Empezar?

Hola de nuevo, Susana;

¿Cómo lo lleva? ¿Cree usted que se lo va a llevar de calle? ¡Me alegro! Yo no tengo ni idea, la verdad. No sé lo que harán mis conciudadanos, llegados el momento. Supongo que la cosa irá por barrios. O mejor dicho, por pueblos. Y que cada uno cuente la feria según le haya ido. A fin de cuentas, de eso va la Democracia. Y el que lo niegue, está de más en esta historia.

Hoy le voy a recordar una historia bonita. La historia de un partido que rescató ideales de libertad fusilados por los fascistas contra las tapias de los cementerios de los pueblos de Andalucía. La historia de un partido que creyó en maestros, mujeres y niños, en orquestas y teatros, en polideportivos y hogares de mayores. Gente joven que creyó que era posible transformar una tierra olvidada por los siglos aprovechando el soplo a favor de un viento inusitado, y que se puso a ello con ahínco, mirando a la gente y al horizonte.

Y en el embeleso de la propia estrofa – de tan bella que era -, despreció la voz alternativa, sea porque le recordaba el pasado atroz o por representar un futuro irrealizable. Y al recitar su poema una vez y otra, sólo oía las verdades gratas. O las convenientes. O las que quería oír. Y al final, de tan bonito que quedaba, no se planteaba si lo que decía o escuchaba era la verdad, parte de ella o una parte interesada. O si la parte que quedaba fuera tenía algún sentido o era mejor olvidarla. Tan a gusto nos sentimos con nuestro relato que… ¿Para qué?

Sólo que la verdad despreciada encerraba maestros agredidos o desilusionados. O enfermeros jóvenes sin colocar, vagabundeando en las colas del paro. Y mujeres empobrecidas y niños abandonando prematuramente la escuela. El relato hermoso de algunos años quedaba arrinconado ante la realidad del desierto industrial y empresarial, que hacía difícilmente sostenibles los polideportivos y los hogares de mayores. La realidad es tozuda y los sueños no se alimentan de poesía, sino de dinero. Sobre todo cuando el poco que hay se controla mal, se pierde por el camino, y se niega uno a dar cuentas de lo gastado.

Es fácil tachar de fascista o partidista al que se indigna por los dineros públicos perdidos sin remedio. Es igual de fácil decir que fueron cuatro golfos que abusaron de la confianza del mejor gobierno de la historia de esta tierra, de un gobierno de ilustrados y poetas. Pero que ahora pretende resurgir renovado con gente que nada tuvo que ver con desfalcos y desmanes y que retoma la idea primigenia: volver a la bella historia del segundo párrafo con la confianza de los lugareños, jurando que se será implacable contra la corrupción.

Y yo, pobrecito hablador, pregunto: ¿Qué motivo o causa mayor nos debe hacer confiar en la misma gente que no ha pedido perdón alguno por sus negligencias o sus faltas de control? ¿Por qué darles nuestra confianza, si el equipo de la renovación no es en el fondo sino más de lo mismo? Si no han exigido la dimisión del diputado socialista por Sevilla señor Viera – sobre el que confluyen todos los indicios delictivos -, si han blindado a todos los exconsejeros relacionados con los procedimientos sospechosos… ¿Qué verosimilitud hay en las palabras “seré implacable contra la corrupción”?

Votarle a usted, Susana, es el apoyo a la pervivencia de una maquinaria corrupta y clientelar, caduca y sin más objetivo que el mantenimiento en el ejercicio del poder a costa de lo que sea. Claro que si lo sancionan los votos de mis conciudadanos… Será Ley sacrosanta y ante ella me inclinaré: de ello va la Democracia. Pasó en Italia con la Democrazia Cristiana – aliada de la mafia siciliana y del Vaticano – y con Berlusconi. Y, sin ir más lejos, en otros lugares de España con otras siglas.


@frelimpio