K.O.L. Líder de Opinión: un relato ágil y despiadado para explorar la cara oculta de la medicina contemporánea. Encárgala en cualquier librería con título, autor (Federico Relimpio), editorial (Anantes) e ISBN: 978-84-939770-8-5

domingo, 20 de enero de 2013

Reflexiones para un Retroceso de 30 Años


Se lamenta hoy en El País mi apreciada Concha Caballero de las profundas heridas que dejará en los derechos adquiridos - y perdidos - la próxima salida de esta crisis. Extracto:

"Nunca en tan poco tiempo se habrá conseguido tanto. Tan solo cinco años le han bastado para reducir a cenizas derechos que tardaron siglos en conquistarse y extenderse. Una devastación tan brutal del paisaje social solo se había conseguido en Europa a través de la guerra. [...] Por eso, no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis, sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes y resignados ya que sin estos últimos ingredientes el terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa.
De momento han dado marcha atrás al reloj de la historia y le han ganado 30 años a sus intereses."
Sí señor; así es, Concha. Pero profundiza en tu análisis y reparte correctamente las responsabilidades. ¿Se ha dado el retroceso en todos los países por igual? No hay que ir demasiado lejos para encontrar otros que han sido más previsores o más inteligentes.

30 años de retroceso. Pero también 30 años en los que hemos recibido el maná de millones de fondos europeos. Millones de fondos para construir infraestructuras - se ha hecho; a veces bien, pero a veces tirando el dinero -. Pero podemos plantearnos si nos hemos preocupado de favorecer adecuadamente el desarrollo de una estructura industrial-empresarial sostenible y competitiva que nos permita compensar la caída del ladrillo y sus colaterales. En lo que muchos están de acuerdo es que, en su lugar, hemos nutrido una partitocracia clientelar y corrupta y hemos fomentado la desafección y el desaliento. Ahora tenemos que comenzar por rehacer los pilares de nuestra Democracia, comenzando por la ilusión y la transparencia. Se nos olvida que el ejercicio de los derechos es imposible sin las correspondientes partidas presupuestarias. Y que todo ello es imposible sin un saneamiento económico, que procede de un país vivo y dinámico. Que confía en sus instituciones y que puede también hacerlo en el futuro.

Después de todo esto, sigo apuntándome a la máxima atribuida a Kennedy: "la mejor forma de bienestar es un trabajo bien remunerado". En la medida que nos reorientemos en este sentido, dejaremos de llorar y construiremos futuro. Y, por tanto, confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada