K.O.L. Líder de Opinión: un relato ágil y despiadado para explorar la cara oculta de la medicina contemporánea. Encárgala en cualquier librería o consíguela en eBook.

domingo, 22 de enero de 2017

Enmienda a la Totalidad


Reconozco que nunca he sabido debatir con esta gente; siempre me han ganado. Y además por goleada. Les pongo un poné, para que todos me entiendan:

Si voy a decirles, por ejemplo, que una pared necesita una mano de pintura, lo más normal es que no me contesten. Y eso es tener suerte. Y no se sorprendan. Porque si, después de todo, llegan a reparar en mi insignificancia y deciden contestarme, me preguntarán si he mirado bien o si me gradué la vista, que la pared en cuestión está perfectamente pintada. O si estoy seguro de que no me equivoco de pared, que la vuelva a mirar. Y que, bien mirado, la pared que yo señalo está mucho mejor pintada que la de mis vecinos, que valiente insolidario. Que lo de mi pared es una chuminá, y que ya se pintó tres veces este año. Pero que no me preocupe, que justo la iban a pintar otra vez cuando se me ocurrió protestar. Y que, de cualquier modo, no les eche cuenta a esos de la oposición, que andan malmetiendo a todos los vecinos con esto de las paredes, que no nos dejemos manipular. Total, que se va uno con la cara abochorná y el rabo entre las patas, sin querer saber nada más de paredes ni de pinturas. Pero yo no iba a hablar de esto. Iba de Sanidad Pública Andaluza. Lo que ustedes se estaban imaginando.

Los andaluces de cuatro ciudades, y especialmente los de Granada, nos manifestamos hace una semana de que esto está hecho unos zorros. Y no de ahora, sino desde hace mucho tiempo. Y nos contesta la Consejería que qué desagradecidos, con el esfuerzo que están haciendo, que qué recortes, si no hacen más que gastar dinero en nosotros, que esto es una manipulación de padre y muy señor mío de las derechas y las superizquierdas locas, que quieren acabar con el reino de la razón y la cordura. 

Y ahí te ponen un listado interminable de todo lo bueno que hicieron por nosotros, de todo lo que se han gastado y lo que se piensan gastar. Y uno mira las cifras, y se queda más callado que una folklórica en un tanatorio. ¿Qué les va a decir uno? ¿Cómo les va a replicar? Si esta gente dice que el crecimiento del gasto en el período tal ha sido tal... ¿Qué argumento tienes tú para responder? Si te informan que el esfuerzo inversor de la Junta - y se adjunta un prolijo desglose - ha sido tal... ¿Qué va a objetar un currito de a pie? Pues se calla y se va a casa, contrito, a pagar lo que te digan, y que no se te muera nadie, que te trincan la herencia. Los datos son suyos, y te los tienes que creer... ¿Con qué otros los vas a contrastar? ¿Cómo los vas a desmentir, si ellos los parieron y los interpretaron? ¿Es que uno es capaz incluso de entenderlos, mucho antes de plantearse la hipotética posibilidad de decir verdad o mentira, o media mentira, o verdades del NODO? Como si el niño gordito de Corea del Norte dice que tiene un misil nuclear capaz de reventar Washington... O como si los americanos te dicen que los iraquíes tenían armas de destrucción masiva...

"Po zerá verdá, mirusté... Con la que saben, esta gente..."

Que no, que no hay recortes. Que es mentira. Que no, que no hay conciertos con la privada. Que no hay chanchullos. Que nos dejamos malmeter por gente chunga. Que no, que las Unidades de Gestión Clínica son guay may flay y que, en todo caso, "tienen que mejorar la política de comunicación". Eso que les gusta tanto: "pedagogía, pedagogía". Que es algo así como sexo no consentido, pero con un poco de cariño previo. "Pa que no te duela, baby..."

Y entonces...

Y entonces, la gente abre el periódico y se encuentra que...


Y se me ocurrió echar mano de los cursos de "Gestión" y de "Calidad" que me di en mi época en que aún intentaba comprender el "NewSpeak" de la Junta. De aquello de "Calidad Percibida del Usuario" con que nos machacan a los facultativos - antes, simplemente médicos -. Que no basta "hacerlo bien", sino que el usuario - no paciente, ojo - "perciba la calidad de los cuidados". Que si no, somos unos mantas, oiga. Aunque se les opere maravillosamente.

Pues se me ocurre que se lo apliquemos a ellos mismos. Que cojan el tocho inmisericorde de inversiones y mejoras que han hecho y que tienen proyectadas. ¿Lo tienen a la vista? Pues no basta, Susana.  Porque los usuarios os han hecho una enmienda a la totalidad este domingo pasado en las calles de Andalucía. Una reclamación gigantesca, mujer. Una devolución del producto. Que os devuelven el toro al corral, por cojitranco y manso de solemnidad. Que os dejéis de doble lenguaje orwelliano y aceptéis el "no mola" de los ciudadanos de Andalucía. 

Y que te sientes a dialogar. A ver qué demonios pasa. A ver por dónde nos duele el juanete. O la barriga. O la cabeza. Y lo que no queremos es un dolor de cabeza añadido cuando nos duele la barriga, y no sabemos si tenemos que ir a un hospital o al otro.

@frelimpio 

PD: Pero ahora caigo que tú no tienes ni papa de Sanidad, como de tantas otras cosas. Que si quieres te presto un "imprescindible" para entender la Sanidad (real) en España. (pica aquí)


 

2 comentarios:

  1. Exactamente lo mismo hacen en Castilla y León los del PP. A ningún partido político le importa lo más mínimo la Sanidad pública.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vamos a intentar que les importe. Vamos a ponerla en el orden del día. En Andalucía, ya es el 2º tema en las prioridades de los ciudadanos. Cuestión de hablar de ello, una vez y otra. O de hacer ver a todo el mundo que nada está garantizado y que los profsionales no respetamos la "Ley del Silencio"

      Eliminar